LA MOMIA FÁTIMA


Cuando terminamos la actividad de los papiros nos fuimos a jugar por los rincones, pero algunos vieron encima de mi mesa una gasa que había sobrado y empezaron a jugar con ella. Primero se la colocaron en la cabeza simulando ser el velo de un faraón y más tarde empezaron a cubrirse la cara con ella como si fuera una momia. Se acercaron a mi para asustarme, así que aproveché el momento para decírles a todos que si querían que convirtiéramos a uno de nuestros muñecos en una momia.Y así quedó.