EL ÁRBOL QUE NO TENÍA HOJAS

El mismo día que llegó el otoño, uno de los niños, levantó su mano para hablar en la asamblea y nos lo comunicó a todos. ¡Seño, ya es otoño!
Desde ese día, hemos hecho alución a esta estación,hemos cambiado nuestro banderín estacional del corcho de la asamblea, hemos visto cómo se escribe la palabra, hemos ido trayendo a clase hojas de los árboles, hemos recordado la canción que durante los dos otros cursos nos ha acompañado...
Es ahora, cuando ya podemos observar un poco más esta cambio estacional, la caída de las hojas, las lluvias caídas estos últimos días, la llegada del ¿frio?,... y es por ello que ya podemos trabajarla en clase.
Hoy la seño nos ha contado este cuento, el cual les ha gustado mucho y me han hecho contárselo dos veces.



Después del cuento, hemos decidido entre todos, hacer las hojas del árbol que todo el mundo decía que era tan feo. Y ha dado la casualidad, que las hojas que hicieron los niños son del mismo color que los equipos de nuestra clase.¡Así que perfecto! Cada equipo ha pintado la hoja del color de su equipo.



Mientras estuvimos pintando las hojas para nuestro árbol, escuchamos esta canción.