¿SOMOS IGUALES?


En estos días del mes de Septiembre hemos retomado las rutinas aplicadas durante el curso anterior y actividades que hace tiempo que no realizábamos. Además, hemos tenido que acostumbrarnos de nuevo a compartir los espacios y el tiempo con los compañeros y la seño. Esta situación, junto con la separación familiar, puede provocar en algunos alumnos una sensación de inseguridad que es necesario ayudarlos a superar, de modo que se restablezcan de la manera más fluida posible las dinámicas logradas en el curso anterior.

En esta primera unidad, Suso y Burro acompañarán a los niños y niñas en su vuelta al colegio, un lugar especial donde aprenderán jugando con nuevos amigos y amigas. En compañía de los personajes, los alumnos irán estableciendo las primeras relaciones con sus iguales, aprenderán a identificar sus sentimientos y emociones y los de los demás.
A lo largo de este recorrido, Suso presentará los diferentes contenidos, sugiriendo a los alumnos actividades divertidas e introduciéndolos en un mundo de nuevos aprendizajes. Entre ellos, cobra especial importancia el conocimiento del propio cuerpo, de sus características físicas y de sus posibilidades motrices y sensitivas.
De este modo los niños y niñas se irán formando una imagen más ajustada de sí mismos, identificando qué los hace especiales y qué cosas comparten con los demás, lo que favorecerá un mayor grado de seguridad y autonomía en sus actividades cotidianas.

Uno de los soportes que nos ayudarán a conseguir las metas que nos propongamos con los niños, es la pizarra magnética. Este soporte nos proporciona trabajar los contenidos de las diferentes temáticas de forma lúdica. ¿Queréis ver cómo aprenden jugando?




















¿En qué consiste el juego?

A través de los escenarios magnéticos, los niños tenían que ir colocando los segmentos corporales que le iba dando la seño, para posteriormente vestirles de forma adecuada. De esta forma, si el primero que salió a la pizarra, colocó una prenda de invierno en la niña, el siguiente no podía colocarle ninguna de verano.