EL CORAZÓN POR GLORIA FUERTES

Dentro de nuestro proyecto del cuerpo humano hoy era el turno de dedicar un espacio a la poesía de la mano de Gloria Fuertes.
 En el árbol de mi pecho
 hay un pájaro encarnado.
Cuando te veo se asusta, aletea, lanza saltos.

La seño pensaba que dicha poesía era un poco complicada para trabajarla como tal, por ello nos la ha propuesto a modo de adivinanza.
Y la verdad, que pronto han adivinado que se trataba del corazón, aunque hay por ahí algún pequeñajo que contestó que se trataba del hígado (si,si, el hígado!) y otro que apuntó que se refería a un nido (por aquello del pájaro).
Una vez que dimo con la solución del acertijo, nos pusimos a escenificar los versos de la poesía. Nos hemos puesto a dar saltos como locos y hemos comprobado cómo son los latidos de nuestros corazones cuando hemos estado un tiempo sentados y trabajando, y cómo se acelera éste si damos muchos saltos.

Después hemos decorado nuestro corazón cortando trocitos de papel charol y hemos elegido el color rojo porque las seño nos ha contado que por él circula la sangre, y ésta es de ese color.