Despedimos a la seño Isabel

Hoy ha terminado nuestra segunda semana en el cole.Como no hemos tenido un período de adaptación propiamente dicho, donde entramos de forma escalonada y en grupos reducidos, nos está costando, a algunos, un poco más adaptarnos a este mundo nuevo para todos los peques.
Pero poco a poco estamos aprendiendo y adquiriendo las normas y rutinas del aula.

Una de las rutinas del aula es la relajación, momento en el cual, los niños y niñas de la clase verde, se "duermen" un poquito porque vienen algo "alterados" del patio.
El encargado del día vuelve a tener una nueva "misión", apagar las luces y hacer cosquillitas a los compis con un pincel al ritmo de la música clásica que pone la seño.

 






En estas dos semanas, como somos muchos niñ@s, y no sabíamos qué teníamos que hacer en la escuela, a mi seño Susana, la ha tenido que ayudar otra seño. Seguro que habéis escuchado hablar a vuestros peques de la seño Isabel. Una seño encantadora que ha estado en todo momento ayudándonos a regoger los juguetes, indicándonos dónde teníamos que colgar nuestras mochilas, también nos ha enseñado cómo nos teníamos que sentar en la asamblea, ha calmado nuestros llantos, y sobre todo nos ha dado mucho cariño y afecto. 
Hoy nos hemos tenido que despedir de ella, pues la semana que viene tiene que atender ya a sus "grandes" alumnos. Le hemos dado las gracias por su ayuda y le hemos despedido con un gran beso.
Nos hemos querido hacer una foto con ella para tenerla siempre presente.


Y por último, queríamos contaros que antes de irnos a casa hemos pasado un rato divertido bailando en la fiesta de despedida de la seño Isabel.