MERCADO DEL OTOÑO

 ¡No os podéis hacer una idea de cómo está nuestro Rincón del otoño! Podemos decir que la clase verde, más que una clase, parece la plaza de abasto del pueblo en su sección de frutería.
Antes de comenzar a comentaros lo que hemos estado haciendo estos dos últimos días con lo que han ido trayendo los peques, quisiera agradeceros a todos vuestra colaboración, pues sin ella los niñ@s no hubieran disfrutado como lo han hecho.

  1. Paisajes del otoño.






 Todos nos han explicado cómo han realizado sus obras plásticas alusivas al otoño. Como podéis comprobar hay de todas las ténicas posibles. ¡Qué contentos estaban con sus trabajos enseñándoselo a sus compis!
Después la seño va colgando todos los paisajes en el rincón temático.

    2. Frutos carnosos.  

Como siempre, seguimos realizando actividades sensoriales:
  tacto -comprobando su textura, si son blandos o duros...-
olfato: -apreciando si huelen o no, si el olor nos es agradable o desagradable-.
gusto: ¡están probando de todo! seguro que en algunos hogares, jamás pensaríais que vuestros hijos fueran capaces de saborear algún alimento.






   
      3. Frutos secos.







 Javier trajo ayer una bolsita de castañas cocidas, asadas y peladas. El sabor no es el mismo al que estamos acostumbrados cuando la asamos en casa.Su color tampoco es el mismo y para comprobarlo, la seño abrió una de las castañas que trajo Paula. Ellos mismos, apuntaron que las de Javier eran más oscuras  que las de Paula.










 Manuel ha traído hoy un fruto seco que todavía no se había "puesto a la venta" en nuestro mercado del otoño.
Muy poquitos sabían cómo se llamaba, quizás porque estamos acostumbrados a verla ya peladita. Cuando la seño la abrió y sacó el fruto ... empezaron a reconocerla ¡¡¡ALMENDRA!!!




    

    4. Setas

 ¡¡GUALÁ!!! ¿Pero que trae Álvaro Reyes en esa bolsita? Sí, si, ¡¡¡setas!!! No nos podemos quejar, tenemos de todo, y qué contento estaba con sus setitas.(Podemos decir que se ha llevado toda la mañana con las setas en las manos, hasta para jugar en el ordenador. Almudena, se las ha vuelto a llevar a casa, para que le prepares un suculento plato de setas, pero te recomiendo que las laves muy a fondo).
Además se ha explicado muy bien, al principio nos contó que las había comprado su mamá en la frutería, pero después nos dijo que las había cogido su papi en el campo.
-¡Véis, tiene tierra por abajo!- decía Álvaro; porque las setas no nacen de ningún árbol como las castañas o las almendras, cuyos árboles son el castaño o el almendro. Las setas, como decía Álvaro, salen del suelo.
Como los peques ya desde hace días vienen probando todo aquello que traen sus compis, cuando Álvaro ha ido mostrando sus setas, han querido pegarle un bocado también a la seta. Podríamos decir que ésta ha sido la anécdota del día.
Pero Álvaro, como tenía muy preparada su lección, les ha contado que las setas las tiene que hacer mamá o papá, en el fuego y con aceite calentito.
 ¿Qué estarán haciendo aquí Álvaro y la seño? Pues estábamos comprobando la altura de las mismas. Esta semana hemos trabajado en clase los conceptos alto/bajo, y hemos aprovechado las setas para observar cuál era alta y cuál baja. Guillermo R. nos dijos que si poníamos la baja (la que tenía la seño) encima de la alta (la que tenía Álvaro) podríamos hacer una torre alta.
 aquí nos enseña dónde está la tierra de las setas.




    5. Carne de mebrillo totalmente artesanal.

 Esta no es el membrillo, es una naranja que también nos ha traído. Nos comentó que se las volvería a llevar a su casa para que su papi le hiciera un zumo de naranja.
 Guillermo R. ¿qué habrá traído? Sí, sí, ¡¡un membrillo!! creo que es la 1º vez que los niñ@s ven este fruto tan típico de esta estación. Algunos decían que se parecía a un limón, pero en grande.




 Pero eso no es todo, Guillermo nos ha contado que su abuelito nos ha hecho "mermelada de membrillo". Ahora nos tocaba olerla. Y... a algunos nos le ha gustado mucho.


 ¡¡Ay qué peligro el membrillo!!







Y después la han probado. La carita de Álvaro lo dice todo, y a pesar de esa carita... él decía que le gustaba mucho.
    6. Hojas secas





   7. Nuestro árbol de otoño.




























Todos hemos colaborado pintando nuestro arbolito del otoño. Como decía Marina, hay que pintarlo sin salirse porque si no el arbolito se pondría triste.


Ayer nos visitó Lolo, un alumno de la clase naranja de 5 años, que portaba un enorme limón. Al verlo los peques de la clase verde, no sabían qué era, pues nunca habían visto uno de tales dimensiones.